Palmira, Valle del Cauca, Colombia

Opinión

La puerta giratoria

La puerta giratoria

Fernando Estrada

21 May. 2015

La sociedad debería observar con escepticismo a los economistas. Principalmente a quienes tienen notable influencia en los gobiernos.

Fernando Estrada

Cambios en la agenda pública contra las drogas

Cambios en la agenda pública contra las drogas

20 May. 2015

Los daños causados por la guerra antidrogas han sido medidos por tasas de homicidios, sin embargo, los efectos de la descomposición derivada para campos y ciudades en América Latina y el Caribe resultan inconmensurables.

Fernando Estrada

Verdades a medias en los tratados comerciales

Verdades a medias en los tratados comerciales

20 May. 2015

Josep Stiglitz ha subrayado recientemente que los acuerdos comerciales entre países no son más que acuerdos gestionados por los intereses corporativos radicados en EE. UU. y Europa.

Fernando Estrada

Mira ve, ¿qué pasa con el Valle?

Mira ve, ¿qué pasa con el Valle?

17 May. 2015

Las magnitudes del crecimiento económico son superiores a las descritas por Germán Colmenares a mediados de los ochenta. Este crecimiento exponencial contrasta, sin embargo, con la política social y el desarrollo del Valle en la actualidad.

Fernando Estrada

La otra inflación o cuando las palabras no significan nada

La otra inflación o cuando las palabras no significan nada

15 May. 2015

Asistimos a una época de inflación estacionaria del lenguaje. Ahora las palabras carecen de sentido y con ellas hemos hecho inoperantes las diferencias.

Fernando Estrada

Por qué no asisto a Congresos ni Asambleas

Por qué no asisto a Congresos ni Asambleas

07 May. 2015

Hay Congresos donde después de una o dos conferencias he considerado que lo mejor es irse de paseo por museos o cafés; o en climas cálidos pasar la tarde en ríos o piscinas.

Carlos Eduardo Maldonado

Tres cápsulas sobre bioeconomía

Tres cápsulas sobre bioeconomía

03 May. 2015

La bioeconomía constituye la más radical crítica a la economía política desde la crítica Marx, con la salvedad de que el marxismo jamás conoció ni estudió (hasta la fecha) la bioeconomía.

Carlos Alberto Franco

Gasto e inversión pública: ¿despilfarro sin remedio?

27 Abr. 2015

De acuerdo con una serie de documentos, los cuales contienen información relacionada con 3.125 contratos, la actual administración se gastó, entre los años 2012 y 2014, la suma de $300.745 millones.

Carlos Eduardo Maldonado

El sabotaje. Pensando en palabras

26 Abr. 2015

El sabotaje, una forma de acción no violenta, acaso el mejor destino para nuestros zapatos: para los viejos cuando ya no parecen tener más vida; o una acción digna para los zapatos del día, cuando no aguantamos un acto de injusticia, inequidad o indignidad.

Luis Fernando García Núñez

Tener libros

26 Abr. 2015

Nada acabará con los libros, como no se acabarán los buenos y malos manjares. Al contrario, habrá más de los imaginados y siempre habrá quien los guarde, libre o secretamente. El libro es una joya que muchos odian. Una joya altanera y elocuente. Inteligente.

Fernando Estrada

Pasiones del conflicto

18 Abr. 2015

En una guerra no concluida, la estrategia más elemental enseña a desconfiar y mantener posiciones en defensa y ataque. No tienes que leer a Maquiavelo ni Hobbes para saberlo.

Lourdes Arriaga

Necesidad, divino tesoro

12 Abr. 2015

Sean las necesidades del tipo que fueren: falsas, como el estatus social; o verdaderas, como los biológicas, lo cierto es que representan una experiencia muy personal inmersa en las reglas que marca la sociedad.

Carlos Eduardo Maldonado

Contra el utilitarismo en las ciencias sociales

05 Abr. 2015

El utilitarismo constituye tan solo uno de los rostros de una familia cuyos rasgos distintivos y comunes son el positivismo, el neopositivismo, el empirismo lógico, el racionalismo crítico, el pragmatismo.

Tribuna

La salud en Colombia, ¿ya tocó fondo?

05 Abr. 2015

El estado de la red púbica hospitalaria en el país es crítico: 430 hospitales en alto riesgo financiero, 138 en riesgo medio, 59 en bajo riesgo y solo 328 fuera de riesgo.

Carlos Eduardo Maldonado

¿Qué es un poset?

23 Mar. 2015

La regla en los sistemas humanos no es el orden (ni en la historia ni en el presente), sino la existencia de ordenes parciales; ordenes que no terminan de completarse, ordenamientos que no terminan de linealizarse, en fin, ordenes que existen pero pronto se quiebran.

Fernando Estrada

La culpa compartida

21 Mar. 2015

En Colombia tenemos costumbres religiosas, trasladadas al ámbito de la moral y el derecho que permiten que los individuos no se hagan responsables de sus delitos ni sus faltas.

Tribuna

Bernardo Jaramillo Ossa, tras 25 años de su muerte

21 Mar. 2015

Socialdemócrata le gritaban unos; traidor le escribían otros. Pero la historia le dio la razón: la defensa de la democracia es posible solo desde la democracia misma y el uso de las armas no hacía sino contradecir esa realidad.

Carlos Eduardo Maldonado

Una verdad incómoda. A propósito de las negociaciones de paz

16 Mar. 2015

Hoy por hoy, los estadistas como tales son bogotanos, lo cual constituye una verdad incómoda. En un país con una fuerte asimetría entre la capital y la provincia, con un centralismo cuyas raíces se remontan y se nutren de Bolívar mismo.

Fernando Estrada

Periodismo hipócrita

14 Mar. 2015

Ante la falta de una industria y un comercio moderno, en Palmira la alcaldía se convirtió en la única fuente de trabajo y el alcalde en el principal empleador.

Carlos Alberto Franco

Palmira y su capada agricultura

14 Mar. 2015

La Secretaría de Agricultura gastó en 21 contratistas (se desconoce si fueron escogidos a dedo o por concurso) el 90% de su presupuesto anual, lo que más que una equivocación fue una estupidez.

Carlos Alberto Franco

El parque del barrio El Prado: sus angustias y sufrimientos

02 Mar. 2015

El parque de El Prado ameritaba una intervención, no sólo por su extensa área sino por su localización en la Comuna Tres, densamente poblada. Pero qué manera torpe y burda como el contratista viene ejecutando la obra.

Aguas de Barcelona, Acuaviva y los negocios del agua

En manos de políticos y carteles organizados, lo que quede de Acuaviva será repartido por nuevas aves de rapiña.


Yolima Herrera
La contralora, Yolima Herrera García, tiene lo que le ha faltado al concejo municipal, la cámara de comercio, los ingenieros agrónomos, las iglesias, las universidades, los comerciantes, y esas cosas llamados partidos políticos en Palmira: suficiente coraje para denunciar a los carteles de la contratación pública en salud; la maquinaria que se devoró corruptamente los recursos del gobierno central y que dieron muerte al hospital San Vicente de Paul, HSVP. También la fusión del HSVP con el Orejuela Bueno, como quedó demostrado por el Ministerio de Salud, no resistió estudios técnicos. Ritter y su concejo han aceptado callados este pronunciamiento. La ciudad entiende que Ritter es la continuidad del alcalde Arboleda Márquez, con oscuros negocios y contratos bajo investigación de la Procuraduría y la Contraloría General de la Nación.

Ahora Yolima tiene un rol determinante para el control público de otro negocio encubierto por estos carteles: la administración del servicio público de agua y alcantarillado. Negocio que mueve numerosos intereses, capital financiero regional e internacional. Y ganancias que quedarán en manos de contratistas y políticos locales.

El informe presentado por la contralora en junio de 2012 sobre deficiencias de regulación y participación del Municipio en Acuaviva (ver documento anexo), refleja parcialmente la corrupción galopante entre alcaldes y contratistas en 15 años de concesión. El municipio no tuvo una instancia que mediara oportunamente la información sobre el manejo, inversiones y beneficios de la empresa. El informe menciona la incertidumbre sobre los rendimientos económicos y financieros generados por Acuaviva causada por diferencias en los beneficios reportados.

Participación accionaria del Municipio de Palmira en la Empresa Acuaviva S. A. ESP

La corrupción
Mientras Acuaviva certificó pagos de arrendamiento superiores a $27 mil millones entre 1997 y 2011, el Municipio solo reportó ingresos por $17 mil millones de pesos. ¿Quiénes se quedaron con los $10 mil millones restantes? El Municipio es propietario del 40.54% de acciones en el 2011, y el valor patrimonial se redujo en 12.3% como resultado de pésimos manejos administrativos. Cayendo desde $6.784 millones en 2010 a $5.951,8 millones para el año 2011.

En 2011, Acuaviva realizaba inversiones en el sector financiero que superaron los $11 mil millones, sin que el Municipio registrara los ingresos que le correspondían en calidad de accionista. Por encima de estas obligaciones fiscales, nadie le informa a los palmiranos quienes se quedaron con los $4.795 millones que correspondían en calidad de propietaria del 40.54%. La suma del saqueo patrimonial refleja la corrupción entre contratistas, gobernantes y criminales de cuello blanco que trabajan a la sombra.

Todavía más. Al monto de pérdidas se suman $780 millones que Ritter López pagó a la firma Development & Investment Consulting Group S.A.S., por una consultoría sobre el esquema que mejor se ajuste desde los puntos de vista jurídico, técnico y económico para el manejo de los servicios en Palmira. La conclusión de la misma es la prórroga del contrato con Acuaviva; sin embargo, Aguas de Barcelona, empresa española asociada al flujo de capitales de inversión en países emergentes, se muestra como nuevo socio estratégico para negociar este recurso de los palmiranos.

Varias preguntas: ¿Acuaviva, empresa asociada con Lisa y Aguas de Barcelona son entidades diferentes? ¿No es Aguas de Barcelona un nuevo denominador usado por los mismos socios de Acuaviva? Siendo así, ¿no representa esto un paquete chileno? ¿No buscan los mismos extractores del capital financiero de Acuaviva reencaucharse como socios en Aguas de Barcelona? ¿Por qué Ritter y este concejo municipal no han permitido un debate abierto con nuevos participantes?

Ritter
El alcalde Ritter y la gerente de Acuaviva, Lizbeth García, declararon entonces verdades a medias; la gerente que "los principales activos de la empresa son su capital humano". Durante 15 años Acuaviva capacitó personal técnico que cuenta con información sobre el sistema de manejo del alcantarillado; bien, pero ¿justamente no formaba parte del contrato de concesión? El riesgo no es la vacancia laboral generalizada —desde luego—, sino que la información técnica se pierda.

La gerente guardó silencio sobre $30 mil millones que se llevaron los franceses. El tratamiento de aguas residuales, mantenimiento de tanques y sobrefacturación, agrega defectos a la administración de Acuaviva. Nadie sabe quiénes se quedaron con los rendimientos económicos derivados de las ganancias para el Municipio. ¿Nadie? No es cierto. Mantener los estados de cuentas con vacíos de información y dejar pasar sin control las inversiones que Acuaviva hacía en los bancos de la ciudad fue parte de las estratagemas, saqueo que lograron funcionarios con el cartel del agua.

Ritter les cubre la espalda. No, Ritter, sabemos también que los alegatos tras una concesión local (nacionalista dice Lizbeth) es la reacción de esa clase política no beneficiada. Con todo, Acuaviva dejó ganancias que fueron a los bolsillos de pocos.

Dos circunstancias para el negocio
El problema es ¿cómo han afectado las formas e ingresos que sostienen los recursos del Municipio (en este caso las ganancias compartidas con Acuaviva) la corrupción rampante que tiene Palmira? Problema que se relaciona con el grado de responsabilidad fiscal y/o penal que tienen alcaldes y funcionarios que negocian con agentes privados y/o públicos esos recursos.

Dos series de circunstancias han malogrado el negocio. En primer lugar, desde los años noventa el Municipio ha dependido en gran medida de intermediarios que han ejercido coerción mediante los contratos. Específicamente, sociedades camufladas por políticos y empresarios particulares que han buscado su propio beneficio. Básicamente los alcaldes han usado el poder de los intermediarios (o familiares), o en casos determinados, su poder coercitivo (mafiosos), dejando los recursos del Municipio en manos de organizaciones con nóminas alternas, y limitando significativamente cualquier acceso de información a los ciudadanos.

En segundo lugar, revelan el oscuro negocio que ha beneficiado a políticos y empresarios. De modo que un bien público ha llegado a ser controlado en su producción y/o distribución del recurso de uso directo con quienes se convirtieron en socios. En otras palabras, la distribución del agua potable, el mantenimiento y protección de los tanques de almacenamiento, escapan a la negociación con los ciudadanos. La torta de ganancias se reparte entre pocos, mientras los pagos por estos servicios se aumentan entre los usuarios. Entre Acuaviva y quienes robaron ganancias durante estos 15 años bloquearon la apertura a la deliberación informada de los ciudadanos.

Cobrar los daños
La contralora tiene grandes desafíos. Los capitales económicos y financieros derivados del recurso público. Negocios oscuros con intereses que superan la transparencia demandada en la política pública. Un sistema de distribución del agua del tipo que durante largo tiempo tuvieron las Empresas Públicas Municipales de Palmira, implicaba una mayor negociación a dos bandas con numerosas personas, que la recaudación de ingresos instantáneos de bienes derivados de la instalación o reposición de contadores, etcétera. Entre los cobros generados por una firma francesa y acreedores privados, la diferencia no es sólo económica, sino política.

Como demuestra el informe del año 2012, este detrimento alcanza a superar los $20 mil millones. Entre los dieciocho (18) hallazgos administrativos, nueve (9) tienen alcance disciplinario y uno (1) fiscal por cerca de $4.800 millones. Alcaldes, secretarios y funcionarios que se encuentran comprometidos por acción u omisión deben responder por este detrimento patrimonial de Palmira.

Debate público sobre el agua
Pero, ¿quiénes han pagado el costo político? ¿Por qué durante la campaña y las elecciones de 2011 tanto Ritter como Arboleda se quedaron callados ante semejante fraude? ¿A quiénes beneficiaron después del pago de consultoría de $780 millones? ¿Regresamos al viejo esquema que liquidó a las EPM y EMCALI?

No creo que Ritter y el concejo tengan carácter para exponer públicamente sus verdaderos intereses. Mientras los negocios de la ciudad continúen en manos de la clase política que ha saqueado estos recursos, los usuarios observarán pasivamente otro daño. En manos de políticos y carteles organizados, lo que quede de Acuaviva será repartido por nuevas aves de rapiña.

¿O se trata de nuevas estratagemas de viejos socios de Acuaviva, que buscan renovar con Aguas de Barcelona un contrato por 20 años con modalidades de contratación, ventajas dadas por socios regionales? ¿Qué familias y apellidos cercanos a la clase política local figuran en este nuevo negocio?

Sin duda, la contralora Yolima Herrera puede contribuir desde su posición pública independiente, contribuir a que se conozcan detalles sobre los pliegos contractuales anteriores, pliegos vigentes, y procesos concretos en curso. Ante todo, la contralora puede suministrar información a la ciudadanía, de modo que este sea un debate abierto a todos los canales de comunicación.

Destacamos

La salud en Colombia, ¿ya tocó fondo?

La salud en Colombia, ¿ya tocó fondo?

Raúl Ospina Giraldo

El estado de la red púbica hospitalaria en el país es crítico: 430 hospitales en alto riesgo financiero, 138 en riesgo medio, 59 en bajo riesgo y solo 328 fuera de riesgo.

iso-palmiguiaAcerca de Palmiguía • E-mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. Escriba a Palmiguía Términos y condiciones de uso • ISSN 2248-7123