Palmira, Valle del Cauca, Colombia

Opinión

PEIS, ¿gasta mucho y sirve poco?

PEIS, ¿gasta mucho y sirve poco?

Carlos Alberto Franco

27 Ene. 2015

El objetivo del PEIS era diseñar e implementar un modelo de intervención social y comunitaria que contribuyera a elevar los indicadores de desarrollo e inclusión social en las comunas Uno y Dos, las más vulnerables del municipio, pero también un gran tesoro electoral.

Tribuna

El impacto de la tecnología de dispositivos móviles en el mercado inmobiliario colombiano

El impacto de la tecnología de dispositivos móviles en el mercado inmobiliario colombiano

27 Ene. 2015

Encuestas realizadas por la firma Lamudi a varios agentes de bienes raíces indican que un 87% están convencidos de que los interesados en adquirir una vivienda utilizan Internet para sus búsquedas.

Carlos Eduardo Maldonado

¿América o Colombia?

¿América o Colombia?

25 Ene. 2015

El trabajo de y sobre las palabras es un tema delicado. En la historia del pensamiento, el análisis del lenguaje es el patrimonio del empirismo lógico. Una tradición filosófica y científica, constituida y alimentada principalmente por lógicos y matemáticos.

Carlos Alberto Franco

Tres tristes y “pichos” parques

Tres tristes y “pichos” parques

20 Ene. 2015

Aunque el alcalde de la localidad se comprometió a entregar los cuatro parques en el próximo mes de marzo, si las obras de remodelación continúan avanzando al ritmo actual, los parques estarán muy lejos de ser terminados este año.

Carlos Eduardo Maldonado

¿Qué dice la ecuación Navier–Stokes?

¿Qué dice la ecuación Navier–Stokes?

19 Ene. 2015

Nadie ha logrado hasta la fecha aportar una solución robusta a la ecuación Navier–Stokes. Mejores ideas, enfoques y aproximaciones se hacen necesarias. Entre tanto, se trata de un reto formidable, conocido como uno de los "Problemas del Milenio".

Carlos Alberto Franco

Poder local y elecciones (I)

Poder local y elecciones (I)

16 Ene. 2015

Pronto, todo un catálogo de engaños, falsedades y truculencias, propias de políticos culebreros, serán el pan de cada día y la gran mayoría de aspirantes firmarán "pactos electorales" con líderes de barrio, duchos en el manejo de votaciones.

Luis Fernando García Núñez

¿Cultura popular?

¿Cultura popular?

14 Ene. 2015

Ese disparate, viejo disparate, de cultura popular de no sé qué épocas, y que tanto mal nos ha hecho, porque detrás de él se encierran muchas ofensas y no sé cuántas indelicadezas históricas.

Carlos Eduardo Maldonado

¿Quién era Alexandre Grothendieck?

13 Ene. 2015

En Grothendieck se combina la inteligencia, la imaginación, la osadía y la independencia y el criterio propio. Grothendieck fue a la vez un genio y un ser libre. Y esa libertad le valió una gran gloria, pero fue al mismo tiempo el precio que debió pagar.

Lourdes Arriaga

El re–matrimonio: infierno o paraíso

10 Ene. 2015

El re–matrimonio es un evento complejo de muchas aristas ya que intervienen en éste varios actores, de modo que esta realidad social es un campo ideal para el estudio y tratamiento de la psicología, que se encarga operativamente del bienestar de los individuos.

Fernando Estrada

Drama en París

08 Ene. 2015

Una sombra tenebrosa recorre a la opinión pública mundial. El peligro y el riesgo subyacen juntos contra cada persona; y los medios de comunicación contribuyen a magnificarlos.

Tribuna

Creencias

08 Ene. 2015

La vida es sagrada, la libertad de expresión es sagrada y la libertad de cultos también es sagrada, el punto es buscar el justo equilibrio entre las tres para no atropellar a nada ni a nadie.

Carlos Alberto Franco

Reyes magos alcahuetes

08 Ene. 2015

Melchor, Gaspar y Baltazar terminaron agotados tras satisfacer tantas solicitudes y pedidos de los políticos cotudos, de manera que lo más probable es que por estas tierras no regresen en muchos años.

Tribuna

Cómo la corrupción impulsa el tráfico de tierra en Latinoamérica

06 Ene. 2015

Algunos casos recientes relacionados con apropiación ilegal de tierras y su venta en Perú y Brasil ponen de manifiesto lo lucrativo que puede ser el tráfico de tierras en Latinoamérica y la frecuencia con que la corrupción oficial lo facilita.

Carlos Alberto Franco

Promesas “buñueleras” y “natilludas”

21 Dic. 2014

La red de veedurías y la ciudadanía esperan que el secretario general, Diego Fernando Saavedra, manifieste cómo avanzó el gobierno local en transparencia. Con ansia se esperan los resultados del informe de la Procuraduría acerca del Índice de Gobierno Abierto.

Fernando Estrada

El Capital en el siglo XXI de Thomas Piketty

19 Dic. 2014

El Capital en el siglo XXI ha logrado reunir series históricas al comparar las desigualdades y la riqueza; pero su autor también ha llevado los datos a una teoría de notable alcance en el debate entre la economía, las ciencias sociales y la sociedad.

Carlos Alberto Franco

Peatonalización: riesgos, oportunidades y amenazas

11 Dic. 2014

El municipio decidió no aplicar el proyecto de renovación urbana del centro aplicando la normatividad vigente del acuerdo 109 de 2001 y optó por un plan zonal de mayor envergadura, que aún no se expide y que debió ser formulado en agosto de 2014.

Leopoldo de Quevedo

Mary Grueso es un mar de algodón negro

11 Dic. 2014

Mary, de Almanegra, rugido de ola libre y Circe erótica que invoca su amor con guasá y marimba en su piel de seda.

Carlos Eduardo Maldonado

¿Qué son las etnomatemáticas?

09 Dic. 2014

No existe una única matemática. La antropología y la historia, tanto como la sociología rural y la arqueología, ponen de manifiesto que cada pueblo tiene sus propias matemáticas y que cada grupo humano tiene, crea, desarrolla y usa las matemáticas que necesita.

Leopoldo de Quevedo

¿A qué jerga pertenece la palabra prosperidad?

05 Dic. 2014

Las palabras que aparecen con explicación en el Diccionario de la lengua española no equivalen a la jerga de la política "locombiana" y otras. Son, como decía Juan de Roscelino en el siglo XI, meros flatus vocis, vientos fétidos que salen por la boca.

Carlos Eduardo Maldonado

La verdadera esencia de la ciencia y la filosofía

03 Dic. 2014

Nadie puede ser libre si no se le concede, se le reconoce y se le alimenta la capacidad de fantasía, que es, con seguridad, la capacidad misma de independencia y condición de la crítica.

Leopoldo de Quevedo

El búho es filósofo y no duerme en clases

03 Dic. 2014

El señor Búho estudió filosofía en Grecia, tuvo por maestra a Atenea y asistió a clases con Aristóteles y Diógenes. También fue discípulo de Euterpe con quien aprendió a tocar el corno y el oboe.

El testaferro y la política municipal

El testaferro ha sido el capellán de alcaldes al servicio de la mafia. Sin necesidad de comprometer directamente su nombre, ha ganado ventajas con los políticos.


Después del auge de los carteles de Medellín y Cali, durante los años ochenta, las organizaciones del narcotráfico diversificaron sus estructuras y operativos, tomando la forma de microcarteles, estructurados con menos integrantes, más profesionales, menos publicidad, más rutas para embarcaciones, menos criminalidad masificada, más sometimiento de las autoridades, menos bombas, más soborno, menos exhibición en público, más extorsión a funcionarios. Los microcarteles habían heredado un aprendizaje criminal que los capacitaba para controlar localmente gobernantes, alcaldes, fuerza pública, comerciantes, jueces y poderes municipales. El narcotráfico y sus organizaciones trasladaban sus campamentos a ciudades intermedias.

Sin la notoriedad de sus grandes capos, los herederos del negocio comenzaron una campaña extensiva para adueñarse del poder político; los dineros del narcotráfico filtraron todas las instancias en campañas electorales locales, desde cuentas desbordantes en tesorerías, hasta los cientos de millones invertidos en publicidad política: candidatos a gobernaciones, alcaldías y consejos; jueces, contralores, procuradores, notarios y dirigentes municipales, todos recibían como maná del cielo dineros del narcotráfico. Nuevos apellidos mezclaron sus intereses con los viejos apellidos, para traer capitales del contrabando, lavar activos mafiosos y adueñarse de los municipios.

Las transferencias del gobierno central con destino a salud y educación, fueron reducidas a cajas menores. Los gastos se devoraron progresivamente por parte de contratistas, políticos y concejales, dentro de un período de corrupción incomparable. Alcaldes elegidos con dinero del narcotráfico sirvieron desde entonces como estoperoles. Quienes aportaron a sus campañas, obviamente, esperaron tasas elevadas de retorno. Contratos en obras públicas, licitaciones y pautas publicitarias no fueron suficientes. Los jefes de microcarteles querían más. Se apoderaron del comercio, penetraron los organismos de control y lograron titulaciones de tierras.

En ciudades intermedias, el despojo de tierras no fue siempre violento. Notarios y jueces facilitaron compras a precios ridículos. Tras la persecución a los principales capos del Valle, la compraventa de títulos de haciendas, empresas fachada y negocios del comercio, daba lugar a una feria de vulgares intereses. Dentro de esa legalidad manipulada, apellidos legendarios de la política local, locutores, periodistas reconocidos, concejales, alcaldes y mandarines, todos, se hicieron ricos como por arte de mafia. La condena económica que dejaba a estos municipios en la miseria, tenía del otro lado poderosos nombres que escalaban con apellidos el capitolio de la república.

El testaferro lograba también lo suyo. Personaje semioscuro de la política local, contratista de obras sin poseer título de ingeniero, astuto, zorro y ambicioso, el testaferro prestaba su apellido para lavar dineros del narcotráfico. Este personaje pasa desapercibido. Pero juega sus dados en cada campaña a la alcaldía, ataca a quienes considera enemigos de su candidato, muestra sus colmillos y se guarda de nuevo. Entre la gama variada de cerdos en la granja de la mafia, el testaferro es en realidad el personaje más desleal. Aunque publique su moral como crítico, es un asqueroso propietario de los bienes dejados por la mafia.

Es fácil descubrirlo. Sin educación o con títulos comprados, el testaferro era hasta hace poco una persona común. Sin dinero, ni propiedades, sin muchas credenciales, ni cultura, ni la ostentación de grandes logros. Antes, un pobre desconocido o un político sin trascendencia. Pero, milagrosamente, la mafia le hace rico, el fulano don nadie comienza adquiriendo bienes suntuosos: carros, mujeres, celebraciones fastuosas. La poca educación es reemplazada en su caso por la ampulosidad del poder. Su apellido contribuye a ampliar la maquinaria devoradora del presupuesto, lavar activos del narcotráfico y fomentar un estilo de vida rico. Predica en público valores, pero es perverso convirtiendo sus riquezas en un modelo de consumo.

El testaferro ha sido el capellán de alcaldes al servicio de la mafia. Sin necesidad de comprometer directamente su nombre, ha ganado ventajas con los políticos. Lejos de los reflectores de los medios de opinión, este personaje maquina los destinos de la ciudad, conjura a los críticos y hace de mandadero. La mafia le ha dado bienes a su nombre, los administra como dueño, disfruta las abundancias de los ricos del pueblo, exhibe sus gafas oscuras y sus escoltados orangutanes van a sus espaldas. El testaferrato se convirtió en una profesión lucrativa, sin esfuerzo, ni trabajo, ni valores, sus personajes lograron al amparo de jueces y notarios, tierras y propiedades de la mafia. No son la mafia, pero consiguieron atrapar con su influencia en la política local, las fortunas de las organizaciones criminales.

En Palmira, como en las demás ciudades intermedias, los testaferros tienen nombres y apellidos. Han fundado sus ganancias en dinero fácil, son gamberros del poder, localizan contratos públicos, lamen a los alcaldes para quienes hicieron campañas, y entregan información estratégica a los nuevos capos de la mafia local. Los testaferros son perros a la caza del gasto fiscal del municipio, saben que sus fuentes de corrupción parecen inacabables.

Mientras no descubramos esa zona gris del narcotráfico, en los nuevos ricos del testaferrato, los municipios seguirán atrapados en manos de la mafia. En el caso de Palmira, estos personajes se pasean como si nada.

Destacamos

El Capital en el siglo XXI de Thomas Piketty

El Capital en el siglo XXI de Thomas Piketty

Fernando Estrada

El Capital en el siglo XXI ha logrado reunir series históricas al comparar las desigualdades y la riqueza; pero su autor también ha llevado los datos a una teoría de notable alcance en el debate entre la economía, las ciencias sociales y la sociedad.

iso-palmiguiaAcerca de Palmiguía • E-mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. Escriba a Palmiguía Términos y condiciones de uso • ISSN 2248-7123